La Máquina a Tiempo

agosto 23, 2010

Trilogía Hesse 3 – Der Steppenwolf

Filed under: Ciencia Ficción — halsivon @ 9:27 pm

El Bastón y el Espejo.

Si Demian era el niño, Siddartha el adolescente, El Lobo Estepario es el hombre maduro y adulto mayor: enmohecido, desesperado, y con un creciente autodesprecio quien ve la vida como el resultado de la nada, se encuentra de repente con una joven, la cual es la curiosa remembranza de la diosa andrógina de Demian, quien le enseña de nuevo a vivir y comenzar de nuevo, aún ya para su edad. Es tal la pobre autoestima del estepario, que la narración inicia forzosamente a través de los ojos de su casero, quién a través de cartas y notas dejadas por su inquilino , logra seducir su propia curiosidad para con el personaje, tan sucio en su aspecto personal como en sus ideas preconcebidas para con el mundo. Hesse descubre el secreto de la inmortalidad en su curiosa expiación de la madurez a través de la visión del estepario, ser en un principio hirsuto y anacrónico, quien descubre que ha dejado pasar toda su vida sin haberla vivido siquiera. Su musa , tan imposiblemente femenina al final de la historia como andrógina fue al principio es la metáfora ulterior del renacimiento interior experimentado por el protagonista. La analogía para con el lobo , el más noble de los depredadores. surge en la instrospección del estepario para con su condición: memorable fue su dialogo consigo mismo en el salón de los espejos, una de las mejores escenas que he podido leer en toda mi vida: como un juicio en donde sus reflejos más jóvenes se erigen como jurados jueces y verdugos , el estepario tiende la mano al Emil Sinclair ansioso por el cambio, al Siddartha disciplinado y resuelto, y al Estepario enamorado y jovial, pues el lobo reencarna en cada Luna Llena  a través del amor hacia sus pares, y , en este caso, hacia una mujer especial, la musa que lo lleva hasta el Walpurgis y le otorga sus favores a cambio de la inmortalidad, con lo cual Hesse retoma el tema pagano, y enlaza con Demian y Siddartha el ciclo dhrámico de muertes y reencarnaciones. Esta es la más descarada e ingeniosa de todas las reencarnaciones: la que ocurre aún en vida por un hombre que se muere cuando todavía está en pleno uso de sus facultades. El estepario es el verdadero hombre lobo, pues su transformación , menos grotesca y menos evidente ocurre con La Luna Llena, pero la Luna que mueve las mareas y exalta a las mujeres; sus garras y colmillos son el retorno de la líbido, y del deseo por construir , crear y cautivar ,  su fuerte pelaje es la resistencia a l a edad y a los achaques. Sus ojos, son los ojos de muchas generaciones y la experiencia que se acumula en más de una vida.  Su aullido es el llamado y el reclamo hacia sí mismo, quien desperdiciara su vida y juventud encerrado en el ostracismo que dicta la sociedad y los padres. El Lobo estepario es Demian y Emil, el guardián y el soñador; el Siddartha y Buda, el explorador y el iluminado, es El Lobo Estepario y es el Estepario, que se miran el uno al otro, reconociendose como presa y como depredador el uno al otro.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: