La Máquina a Tiempo

abril 20, 2010

Teenage Mutant Ninja Korean’s Sewer Host

Filed under: Cine — halsivon @ 11:59 pm

Tal vez muchos de nostros hayamos visto durante nuestras vidas un filme de terror barato de la Serie B: Zombies, monstruosidades , mutantes con ingeniosos maquillajes y constructos (ingeniosos por lo de hacer tales efectos con un bajísimo presupuesto) bien pudieron ser la inspiración para el Filme the Host del director  Bong Joon-ho; pese a esto es pertinentemente injusto catalogar este filme como uno más de monstruos, posiblemente hubiera sido así si algún genio giri se le hubiese ocurrido hacerlo , mas el filme tien bastantes propuestas narrativas e innovadoras que tienen mérito. La presencia de la criatura es imponente. El esmero de su diseño es directamente proprocional a los pocos planos en los que la cámara la enfoca directamente. Su aparición no pudo ser menos espectacular y brindan los posibles mejores 10 minutos de acción de toda la historia del cine asiático. Por lo demás, el antiamericanismo descarado de este filme es peculiar, no había visto tal mofa, tal estigmatización del componente nortamericano desde Stinky Bomb, cortometraje incluído en Memories de Katsuhiro Otomo. Tal es la aversión por lo americano que el filme incluso fue aplaudido en Corea del Norte, enemiga histórica de la patria del director. A diferencia de otros filmes de monstruos, el mutante no es el eje de la historia, sino la unidad familiar de los protagonistas, quiénes brindan el elemento cómico a sus torpes, pero decididos intentos de lidiar con la criatura y permanecer unidos al mismo tiempo. El monstruo no deja de guardar similitudes con muchas criaturas de la cultura pop: vive en el drenaje , mutante por la irresponsabilidad antropogénica (olvide acaso mencionar el elemento progre-ecológico del filme, pero es que en el filme los surcoreanos no tienen un Rio contaminado, sino que tienen norteamericanos que contaminan su rio); la criatura carece de personalidad evidente y sólo la repulsión que causa y sus intrínsecas motivaciones le añaden estructura terrorífica a sus ya acrobáticas apariciones. La manera de realizar los cuadros de cámara es brillante, la criatura jamás aparece en primer plano, dando la sensación al espectador de que se le está observando por el rabillo del ojo, además de agregar la sopresa y adicionar dimensión realista a la espantosa bestia. Cabe mencionar que la criatura es  un contrahecho: anfibia, una mezcla entre pez, renacuajo, calamar,  e insecto (es curioso que carezca de dientes) por lo que ninguna de sus víctimas  aparece hecha pedazos (otra innovación al género). Los otros que salen muy mal parados son las autoridades sanitarias y castrenses surcoreanas, las cuáles comparten el patetismo cómico del oriental disciplinado a una causa y un gobierno.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: