La Máquina a Tiempo

marzo 31, 2010

Serie The Blue Champagne – 3

Filed under: Ciencia Ficción,The Blue Champagne — halsivon @ 9:58 pm

La Diosa de Plata.

Sumido en los pensamientos, sólo con la Luna de testigo, divagando en esa nostalegia argentina, es por ello que que se rinde pleicesía a nuestra ida. Tal vez por que la ensoñación romántica que data desde los tiempos de la memoria perdida que la Luna provoca ,  razón misma  por la que los desvaríos y los caprichos de aquellos a quiénes son llamados Lunáticos no pasan desapercibidos. Los Lunáticos o Lunarianos son protagonistas de Tango Charlie y Foxtrot Romeo es el tercer  relato de Blue Champagne de John VArley; percibidos como una nacionalidad , los lunarianos cuyas descripciones alguna vez Peter Chung se atrevería a ilustrar en su célebre Fantasma 2040 ( miembros largos, delgados, de personalidad eclética y hedonista, para los que la humanidad es un referente lejano, prisioneros de la gravedad), mas sin embargo, la Artemisa de la Historia es una niña (evocando el espíritu independiente y aventurero de Radiant Shiningstar Smith, la precoz viajera especial de The pusher en la misma colecciÓn de relatos) , llamada Charlie , que orbita en una obsoleta y estropeada, pero peligrosa, estación espacial alrededor de la Luna. Había mencionado alguna vez el marcado gusto de VArley por la candidez de la infancia, puesta de manifiesto de manera figurativa en una sobreviviente de más de 30 años que aparentemente , pertenece , ya no al género humano, sino o al reino de los Lunáticos. Los Lunáticos , primer paso en aquella exploración evolucionista humana por expandir la semilla de la especie reina de la Tierra por el universo frío, negro y hóstil (cual si fuera el génesis de los exters de Simmons) , cuya cultura es derivada y pervertida por la tierra , mas se las ingenian para mantener cierto rasgo de espontaneidad y libertad hacia el cultivo por del desnudo humano. Charlie , la Liddle de Varley, solitaria en sus selvas de cables y metal a excepción del copioso ordenador de la nave (ingeniosamente llamado Tik-Tok, que recuerda al Señor Tik-tak de Ellison), y una camada de perros que se las apañan para ser su familia a través de los vacíos y salientes años en la vida de la estación,  desarrolló un instinto de supervivencia y una habilidades propias de los caninos; emulando a la misma Artemisa, primera feminista de la historia occidental, en su deseo de mantener su rebeldía e independencia y de no sublevarla a nadie, ni siquiera al Macho de Turno, el Jefe de policía de la Luna que ve el peligro de la estación. Esta rebeldía sólo es admitida  y valorada por las heroínas Anna-Louise BAch, Policía y ex nadadora profesional de la burbuja de Blue champagne (acaso es preciso mencionar que esta es la posible segunda parte de dicho relato) y de la redención y reaparición de Megan Galloway, quien  la alcanza el perdón del lector al no depender nunca más del Gitano de Oro y recompensando por la violación pública a su amante hasta la eternidad. Galloway es la que menos ha cambiado aún a pesar de las intenciones benévolas de Varley para con este personaje. Transformada en una monumental, indiscutible e indiscutida directora de medios informativos , cuyo poder ya era célebre desde Blue Champagne y cuya capacidad y tenacidad sólo pudieron ser moldeadas ( en palabras del autor) por el sufrimiento que trae el cuadro parapléjico. Charlie es rebelde, pero se vuelve dócil al reemplazar a su madre muerta , cuya adoración profesaba a pesar de ser un amasijo de tubos y cables que funcionaban para nada , por Anna-Louise y Megan. Sólo un aparte tierno dedicó Varley a la exploración de su femeneidad interrumpida , en un tosco dibujo que se llevase el viento y que la propia Charlie había elaborado. Por lo demás el monumento a Diana no pudo ser menos incompleto al rebelar las incapacidades torpes del Doctor Blume en salvar a Charlie, del Propio Tik Tok ( cuya escencia se nos antoja masculina) de permitir su desarrollo como mujer (el cual es la metáfora definitiva del sistema de dominación patriarcal, mito favorito de las feministas) e incluso los musculosos y obtusos amantes que sirven de entretención a la pérfida y transformada Anna-Lousie. La presencia del agente viral que confinaba a a Charlie es el símil plateado a lo que hacia el Gitano de oro con Megan Galloway: Charlie añoraba el contacto humano, pero eligió la inmortalidad y la juventud eternas. Porlo demás, el relato es conmovedor y altamente emocional, no había presenciado este efecto desde La persistencia de la Visión del mismo autor. Artemisa dibujaba toscamente su yo como mujer, pero el  contorno era borroso , por que era incapaz de verse a sí misma como una.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: