La Máquina a Tiempo

enero 18, 2010

Lo prometido es una deuda de incerto pasado.

Filed under: Manga y Anime — halsivon @ 5:48 pm

Había mencionado alguna vez en mi post “El Gran Desastre de TRC” que apenas terminara de leer el manga realizado a Tsubasa Reservoir Chronicle escribiría al respecto; la razón de mi tardanza, entre otras fue la dificultad de conseguir completo el mismo, pero no tanto como el hecho de que el manga más largo que he leído en mi vida (244 volúmenes). Recordemos que el plan era de hacerlo de la misma cantidad de volúmenes que Card Captor Sakura ( el cual tiene la irrisoria cantidad de 13 en el manga). La historia, que se percibió fascinante , es dibujada toscamente por pésimos herederos de las chicas CLamp, siempre cudiadosas y hasta revolucionarias en cuanto al uso de las sombras, los claroscuros y por sobre todo, la acción. Se nota a leguas que el manga fue un éxito en su país y que correspondió a un alargue sucesivo y hasta imprudente, que no mejoró mucho los aspectos estéticos, lo que no puedo decir de la historia en si. Tal y como sucedió en CCS el inicio del manga y de la serie son prácticamente idénticos, más su posterior evolución recorrió caminos bien diferentes. La industria del comic japonesa es la única que se ufana de no hacer  las mismas historias para manga y para anime, por el simple hecho de que están diseñados para públicos diferentes. El manga, más cuidadoso con la historia, más elaborado y sin tantas pretenciones ( excpeto, indudablemnte, la de la extensión) es una historia complementaria a las patéticas historias del anime de TRC, y en donde suceden y se desarrollan los personajes de diferente manera. Inolvidable fue , los 13 volúmenes que dedicaron a Tomoeda en TRC , fueron brillantes, nostálgicos y bien cuidados, como si la franquicia de CCS fuera ese bello Arbusto de Cerezo que sólo florece en primavera unos días nada más. El final de TRC , los cuales describí en el post “El Gran acierto del final de TRC”, es otro universo aquí; aquí el final y los personajes cambian radicalmente , y evolucionan de distinta manera, precisamente por el hecho de que en el manga se tuvo mucho más tiempo para la gestión de los personajes, tiempo que evidentemente dilapidó la serie animada. Aunque el final (que si existió en el manga) es verdaeramente un dolor de cabeza y para algunos fans, en el alma, que genera esa paranoia clásica de la cual es marca registrada en la industria del comic japonés: ese interludio infinito de que las situaciones jamás tienen resolución, y que la historia es una rueda que gira en manos del destino ( muy sintoísta de parte de ellos) .  Nada de los traumas dramáticos de los Ovas de TRC y por supuesto, el manga tiene el mérito de haberse por fin independizado de XXXholic , cuestión que jamás pudo hacer el anime. Una sorpresa agradable, aunque en el universo de Clamp, todo es posible ( como el viaje de los protagonistas a casi todos los mundos de clamp, incluso wonderland de clamp con sus lésbicas y ecléticas apariciones), resulta conmovedor el hecho de que para el manga, TRC es la legítima segunda parte de CCS, aunque fuera sólo por esos trece volúmenes ( en los cuales se explica qué pasó en Tomoeda después de que Shyaoran regresara de Hong Kong para quedarse con Sakura).

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: